Objetivo

 

Es la actitud de servicio por la cual la Iglesia Castrense se hace presente en la realidad de los miembros de la Fuerza Pública para orientar, acompañar y promover el desarrollo del hombre de acuerdo con los principios Evangélicos.

Colaborar con la construcción de una nueva sociedad que participe activamente como portadora de la nueva evangelización, estando en capacidad de comprometerse responsablemente con el servicio a la comunidad atendiendo desde su realidad las necesidades del personal que integra la Fuerza Pública.