En Antioquia se inaugura templo en honor a Santa Laura Montoya Upegui

En el marco de la Fiesta de Santa Laura Montoya Upegui, primera santa colombiana, el obispo de la diócesis de Sonsón Rionegro, monseñor Fidel León Cadavid Marín, presidió la eucaristía en el municipio de Marinilla – Antioquia, donde inauguró la parroquia en honor a esta Santa.

La ceremonia fue concelebrada por sacerdotes de diferentes lugares del territorio y contó con la presencia del alcalde municipal, el presidente del concejo y la comunidad de files.

Esta comunidad parroquial fue creada mediante el decreto 027 del 9 de septiembre del 2017, bajo el nombre de Santa Laura Montoya y con el patrocinio del beato Fray Melquiades, teniendo una población estimada de 4.274 habitantes.

Durante su homilía, monseñor Cadavid habló de la importancia de consolidar la comunidad en unidad, tal como lo indica el documento de aparecida que “las Parroquia son células vivas de la Iglesia y lugares privilegiados en los que la mayoría de los fieles tienen una experiencia concreta de Cristo y de su Iglesia” (Aparecida 304).  El objetivo de las parroquias es acercar El Señor a todos los fieles y acercar a todos los fieles al Señor.

El prelado recordó 3 elementos de la parroquia, que el papa Francisco expresa en el documento La Alegría del Evangelio. El primero es que la parroquia esté más cercana a la gente, “es decir, que la iglesia entre a la casa de sus hijos y de sus hijas”.

El segundo elemento, recordado por el obispo, fue que la parroquia debe ser comunidad, llena de comunidades, con una primera comunidad básica que es la familia. “Cuidemos nuestras familias, fortalezcamos nuestras familias, que es la base de la comunidad eclesial; pero también hay unas pequeñas comunidades eclesiales, porque es esencial al discípulo misionero vivir en una comunidad concreta. Ustedes, de la comunidad parroquial de Santa Laura, tienen el compromiso de conocerse, entre todos deben aprender a conocerse y reconocerse. Pónganse la tarea, cuando llegan a las celebraciones, de conocer algo de cualquier hermano”.

El tercer elemento, al que hizo referencia el obispo, es que tiene que ser una comunidad enteramente misionera, “La fe tiene que expresarse, comunicarse. La madurez de una comunidad cristiana se expresa en la capacidad de comunicar su fe, de compartirla con los demás. La misión es la explosión de la fe”.

En la ceremonia, tomó posesión canónica como primer párroco, el padre Oscar David Maya, quien ha estado acompañando y liderando esta organización parroquial desde su llegada hace dos años. Conforme al código de derecho canónico, el padre se comprometió a conservar el depósito de la Fe, contenido en el credo, las sagradas escrituras, la tradición de la iglesia y la enseñanza de los apóstoles a través de los obispos, a quienes prometió fidelidad para llevar a esta comunidad por el camino de la salvación y la santidad con el ejemplo e instruidos por la palabra de Dios.

Al término de la celebración, el nuevo párroco agradeció a todos los que han hecho posible la consolidación de esta comunidad parroquial, e invitó a todos a seguir apoyando esta la comunidad parroquial.

C@strenseObisAdmin

Leave a Comment