VENERABLE HERMANO

VENERABLE HERMANO

FABIO SUESCÚN MUTIS

OBISPO ORDINARIO MILITAR DE COLOMBIA

 

En este año de la misericordia, Venerable Hermano, celebras el quincuagésimo aniversario de tu ordenación sacerdotal y por ti, nos embarga una inmensa alegría compartida con vuestros hermanos en el episcopado, tus amigos y militares de Colombia que alegremente lo celebrarán. Es propicio este momento para recordar lo que, por Cristo, has realizado en tus ministerios presbiteral y episcopal.

Percibiste en tus años de juventud el llamado del Divino Maestro y alegre aceptaste su invitación. Diligentemente realizaste tus estudios filosóficos y teológicos y el 19 de noviembre de 1966 recibiste tu ordenación sacerdotal. Comenzaste diligentemente a ejercer tu ministerio en favor del bien espiritual de tus fieles. Más tarde, optaste la licenciatura en teología moral en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Dadas tus singulares cualidades, nuestro santo predecesor San Juan Pablo II en el año de 1986 te nombró Obispo Auxiliar de Bogotá y de la sede titular de Jiomnio. En el año 1993 fuiste designado Obispo de la diócesis de Pereira en donde durante ocho años serviste con dedicación y amor. Por último, en el año 2001 se te encomendó el cuidado espiritual de los militares de Colombia cumpliendo tu misión prudente y fervorosamente.

En todos estos lugares has demostrado siempre tu solicitud por la formación de los sacerdotes, promoviendo con presteza la pastoral de jóvenes, la vida familiar y su misión encomendada, fomentando la caridad y la de todos sus fieles. Has anunciado el reino de Dios en Colombia con el propósito de cimentar la justicia, el amor y la paz en el Espíritu Santo, con el reconocimiento de tus fieles, “porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por los hombres” (Rom. 14-18).

Conocemos además tu solicitud en la celebración de los 500 años de evangelización de América y el renacer de la Nueva Evangelización que involucra a los laicos y a las familias creyentes. Has prestado una valiosa colaboración a la Congregación de los Obispos y a la Conferencia Episcopal Colombiana. Como desde el inicio de tu trabajo sacerdotal y episcopal fuiste fiel, puedes ahora de corazón con tus fieles, dar gracias a Dios Omnipotente, porque su gracia, constante y fructíferamente ha obrado en ti.

En la fecha de la celebración de tus cincuenta años de sacerdocio queremos estar presentes para congratularte junto a los fieles militares y las familias que lo conforman. Imploramos la intercesión de la Virgen María Madre de Dios y de San Martin de Tours, de quien no dudo, es un ejemplo para los que constituidos en armas que diariamente sirven a Dios y la patria, sin contagiarse de vicios y la gran bondad con sus compañeros, sobresaliendo por su caridad y paciencia. (Cfr. Suplice Severo Vida de San Martin2).

Por último, con nuestros votos y augurios os impartimos a ti Venerable Hermano, afectuosamente nuestra Bendición Apostólica, que queremos extender a todos aquellos que participen en tu solemne jubileo sacerdotal, mientras imploramos vuestras oraciones para que siga ejerciendo con fidelidad mi ministerio.

En la Sede del Vaticano a los 25 días del mes de octubre de 2016, año del jubileo de la misericordia, cuarto de nuestro pontificado.

 

PAPA FRANCISCO

C@strenseObisAdmin

Leave a Comment